Solidaridad en crisis

10/05/2021 POR Pilar Medina EN

El 17 de febrero de 2021 lanzamos un proyecto en el que estuvimos trabajando y con el que soñamos durante todo el año de pandemia: Leer y crecer, el primer proyecto educativo y literario anual de Pequeños Puentes que garantiza no solo el acompañamiento y presencia constante de nuestra ONG en la vida de los niños, sino que también es una forma de respuesta a los vacíos de nutrición intelectual y espiritual que deja la pandemia para los que menos tienen.

Fruto de este proyecto, a principios de marzo, los 440 niños y niñas participantes de los tres comedores comunitarios de San Miguel con los que trabajamos, recibieron su mochila nueva con todos los útiles escolares y su primer libro de lectura coleccionable, aunque la gran mayoría de ellos aún no contaba con un padrino que hiciera esto posible y sostenible en el año.

Confiando en que la comunidad con capacidad de ayudar terminaría en el mediano plazo sumándose y apoyando el proyecto fue que asumimos una deuda de honor con nuestro principal proveedor de kits escolares, que hoy asciende a $485.546.- deuda que nos comprometimos a cancelar en el mayo que corre. Esto fue posible debido a nuestro impecable historial de trabajo conjunto. Pero las circunstancias no llevaron las cosas adonde necesitábamos que llegaran.

Hoy de 440 padrinos que necesitábamos suscriptos durante 12 meses, tenemos solo 86. Y es por eso que estamos solicitando algo mucho más sencillo que un padrinazgo: una donación de única vez, de lo que sea que cada quien pueda y quiera donar en pos de saldar esta deuda. 

Solo asi podremos seguir trabajando para conseguir los muchos padrinos que nos faltan y –lo más importante– darle la oportunidad a este hermoso proyecto de gran impacto a largo plazo de ser y dar todo lo que tiene para dar. Darle una oportunidad al proyecto es dársela, sobre todo,  a los niños; la oportunidad de gozar de los intangibles e insospechados beneficios que podrían torcer positivamente su destino.

Estamos andando y queremos seguir haciéndolo.

Hoy nuestro narradores virtuales voluntarios trabajan incansablemente en achicar las distancias del aislamiento (el preventivo y el social) a través de la nueva Fan Page del proyecto y en descubrir, en el trabajo cotidiano, la fórmula para alcanzar nuestros objetivos.

Hoy 440 niños y niñas esperan recibir otro libro, y otro más, y otro más, y otro más, y otro más hasta fin de años.

Hoy 440 niños y niñas esperan la posibilidad de acceder a un mundo más amplio a través de la lectura.

Hoy 440 niños y niñas esperan crecer y salir de la pobreza opresora, material y espiritual accediendo al saber, apropiándose de la lengua y desarrollando la imaginación.

Hoy 440 niños y niñas esperan el momento de descubrir en los relatos, las historias y los libros un refugio, un amigo, una reparación.

Los invitamos a donar lo que sea que quieran y puedan y así nos ayuden a atravesar esta crisis de solidaridad, tan propia del contexto y de las dificultades de todo gran proyecto.

¿Y nosotros? Necesitamos con urgencia una alegría, para seguir trabajando por un mundo mejor y más justo; por una vida más vivible para todos. Para seguir creyendo que entre la suma de muchos pequeños puentes podemos construir un gran puente que sea vía de escape hacia un mundo más grande, con más posibilidades y oportunidad para los que menos las tienen.

Ayudanos hablando de nosotros, contando lo que hacemos e invitando a tus contactos, amigos y conocidos a donar aquello que quieran y puedan donar.


Pilar Medina 

Fundadora y Directora